Proteja su jardín de la sequía

Los datos climáticos indican que la Tierra está experimentando un aumento de eventos climáticos extremos, incluidas tormentas y sequías. Los científicos predicen que esta tendencia seguirá intensificándose. Este artículo explica cómo utilizar el diseño y la gestión holísticos para hacer que su propiedad sea resistente a largos períodos sin lluvia.

Cuando se aplica a céspedes y jardines, el diseño holístico imita la naturaleza. Al examinar cómo la naturaleza ha logrado moderar los extremos entre demasiada agua y muy poca agua, se puede copiar su modelo.

Los suelos naturales no perturbados están compuestos por un 50% de partículas (por ejemplo, arena, limo, arcilla y humus. [organic matter]), ~ 25% de aire y ~ 25% de agua. En otras palabras, el suelo está formado por la mitad de partículas y la mitad de espacio vacío.

Por el contrario, la mayoría de los céspedes y jardines contienen un 70% de partículas y un 30% de espacio vacío, ya que han sido compactados por el tráfico peatonal y los equipos de jardinería durante muchos años. Además, pueden carecer de humus. El humus es material orgánico que se ha degradado y no tiene una forma estructural celular. Retiene los nutrientes y la humedad, y es uno de los elementos clave que retienen el agua en el suelo.

Protección de su propiedad contra la sequía: composición del suelo

Los suelos compactados no absorben fácilmente el agua durante las lluvias, lo que genera una escorrentía excesiva en calles, arroyos y ríos, lo que aumenta el riesgo de inundaciones. Además, debido a que el agua ha atravesado la superficie de la tierra en lugar de sumergirse en ella, se almacena y se encuentra disponible menos agua subterránea durante los meses más secos. El agua subterránea funciona como una cuenta bancaria, con depósitos y retiros.

Además, los suelos compactados carecen de vida porque tienen menos bolsas de aire y agua. Donde la vida en el suelo es marginal, muchos tipos de plantas tienen dificultades para sobrevivir y requieren fertilizantes, herbicidas e irrigación adicionales.

Desde una perspectiva holística, la protección contra la sequía de las propiedades residenciales se centra en una buena retención y drenaje del agua.

Elimina tu césped

Los céspedes son notoriamente sedientos y en su mayor parte derrotan la noción de resistencia a la sequía. Una de las mejores cosas que puede hacer es convertir la mayor cantidad de césped posible en jardines, praderas de flores silvestres o bosques. Las plantas más grandes, como los árboles, tienen raíces más profundas que la hierba de su césped. Estas raíces mantienen unido el suelo, protegiéndolo así del sol, manteniéndolo menos compacto y aumentando el drenaje. Piense detenidamente en la cantidad de césped que usa regularmente y considere convertir el resto.

Si simplemente deja de cortar un área, la naturaleza posiblemente le proporcione una pradera o un bosque, dependiendo de su zona climática. Pero la mayoría de las propiedades residenciales no son lo suficientemente grandes para un prado o un bosque, por lo que el resto de este artículo se centrará en los jardines.

Proteja su propiedad contra la sequía: estabilice el suelo con árboles y vegetación

Conversión de césped en espacios de jardín

Donde vivo en Nueva Zelanda, generalmente plantamos un jardín fronterizo a lo largo del perímetro de nuestros patios. Estos jardines suelen tener alrededor de un metro de ancho, pero desde el punto de vista de la protección contra la sequía, cuanto más altos, mejor. Su función principal es eliminar el césped al tiempo que proporciona una alternativa atractiva y de bajo mantenimiento.

Los jardines fronterizos se pueden plantar con cubiertas de tierra nativas, arbustos, árboles, flores y arbustos ornamentales, o una combinación de todos estos. Funcionalmente, un jardín fronterizo se asemeja a un mini-bosque, ya que presenta múltiples niveles de crecimiento de plantas, niveles más altos de materia orgánica que los céspedes y suelos no compactados debido al escaso o nulo tránsito peatonal. Una vez establecido, un jardín fronterizo bien cubierto no debería requerir prácticamente ningún riego ni deshierbe.

Otra forma de eliminar un césped es crear huertos anuales. Si bien estos requieren más cuidado y riego que los jardines fronterizos, ciertas técnicas pueden reducir drásticamente la cantidad de riego necesaria para cultivar abundantes vegetales en el jardín.

En un huerto, nos esforzamos por lograr una composición del suelo igual o superior a la que encontraríamos en la naturaleza. Específicamente, esto significa utilizar suelos con 50% de espacio poroso e incluso más humus del que normalmente encontraríamos en suelos no perturbados.

La incorporación de compost en el suelo retiene la humedad al actuar como una esponja, y puede ser lo primero que haga. El abono también aumentará la cantidad de materia orgánica en su suelo.

Mantener la tierra en su jardín a niveles naturales implica practicar técnicas de jardinería sin labranza. Cuando no le das la vuelta a la tierra de tu jardín, no estás exponiendo la tierra al sol. Además, al agregar una capa de mantillo a la superficie del suelo, protege la superficie del suelo de la evaporación. ¡Prueba!

Cuando sea necesario regar, es mejor hacerlo con poca frecuencia y en profundidad. Esta práctica hace que las raíces de las plantas vegetales crezcan hacia abajo en lugar de hacia los lados, lo que es aún más resistente a la sequía.

Protección de su propiedad contra la sequía: conversión de césped en jardines

Tenga en cuenta que es esencial no entrar nunca en los parterres. ¡Haz caminos o coloca escalones en el jardín y apégate a ellos!

Rehabilita tu césped

Tan sedientos y laboriosos como son, el césped tiene un propósito, y la mayoría de la gente quiere al menos una pequeña parcela de césped. Proteger un césped de la sequía puede implicar una serie de estrategias diferentes, como plantar variedades de césped tolerantes a la sequía o las denominadas variedades “sin corte”. Aquí nos centraremos en cómo mejorar la salud del suelo en el césped que tiene actualmente.

La gran mayoría de los céspedes sufren compactación, pH bajo y falta de materia orgánica. Todos estos factores reducen la vida del suelo. El objetivo de la rehabilitación es revitalizar la vida del suelo corrigiendo estas deficiencias.

El primer paso es airear mecánicamente el suelo. En un día de otoño, saque un tenedor de jardín resistente. Trabajando hacia atrás, baje las horquillas en el suelo tanto como sea posible en un ángulo de 20 a 30 grados con respecto a la vertical. Apriete el mango y observe si la superficie se hincha cuando los dientes fracturan el césped.

Tan pronto como haya terminado, aplique cal de jardín (un puñado por metro cuadrado). Después de eso, haga lo mismo con compost finamente tamizado (cinco a siete puñados por metro cuadrado).

Protección de su propiedad contra la sequía: tres pasos para un césped resistente a la sequía: airear, cal y compostaje

La aireación, el aumento del pH y la alimentación con abono hará que las lombrices y los microorganismos del suelo sean más activos, y las raíces de la hierba podrán crecer más profundamente. A corto plazo, la aireación con un tenedor abre un espacio poroso para el aire y el agua mientras ayuda a restaurar las condiciones naturales del suelo, como se describió anteriormente. A largo plazo, un pH más neutro y mayores niveles de materia orgánica permitirán que la vida del suelo prospere, y cuando esto sucede, la vida del suelo en sí puede mantener una composición saludable del suelo.

Esto sucederá en sus jardines fronterizos perennes y parcelas vegetarianas sin excavar, pero dado que los céspedes reciben tráfico peatonal regular, un régimen anual de aireación, encalado y abono vegetal mantendrá el césped saludable y más resistente a largos periodos sin lluvia.