Yoga y metabolismo

Mitos y verdades

En el mundo del fitness, hay muchas formas de moverse, sudar y quemar calorías. Desafortunadamente, encontrar un entrenamiento que no solo sea bueno para el cuerpo, sino también para la mente y el espíritu, a veces puede parecer una tarea abrumadora. El yoga es una excelente manera de desarrollar músculos y permitir que la mente se relaje, pero ¿realmente puede quemar calorías y aumentar la tasa metabólica?

Espíritu y fuerza: yoga antes y ahora

El yoga es una combinación de prácticas mentales, espirituales y físicas destinadas a fortalecer la unión entre cuerpo y espíritu. Algunos de los primeros registros del yoga se remontan a más de 5.000 años, y la práctica en Oriente se centra tanto en los aspectos mentales como espirituales. Recientemente se introdujo en la cultura occidental con un mayor énfasis en la práctica física.

El término yoga, derivado de la palabra sánscrita para “yugo”, se asocia con la unión de espíritu, espíritu y cuerpo en uno. Se basa en el control de la respiración, la meditación y posturas físicas específicas destinadas a promover la salud y la relajación en general. Con el yoga, comenzamos a aliviar el estrés, liberamos la tensión y aumentamos la felicidad. Si bien las pautas de ejercicio convencionales son útiles para la funcionalidad diaria, en el yoga suele haber una mayor conexión entre el cuerpo y la mente. Esta conciencia y atención a cada movimiento ayuda a los yoguis a desarrollar músculos magros y perder peso.

La idea de que el yoga solo se usa para aliviar el estrés es un mito común, pero cambiar entre posturas también puede estimular el metabolismo, lo que ayuda a quemar más calorías durante el día. Siga leyendo para descubrir cómo aprovechar los muchos beneficios del yoga, incluida la capacidad de aumentar la quema de calorías.

Avivando el fuego: el metabolismo y por qué es importante

El metabolismo es un proceso bioquímico que ocurre en todos los organismos: el cuerpo convierte lo que comemos y bebemos en energía. La tasa metabólica real depende de varios factores, incluidos la edad, el sexo y la actividad física, lo que significa que cada uno de nosotros tiene una tasa metabólica única. Es importante que el metabolismo funcione rápidamente para que el cuerpo funcione de manera óptima. La actividad física es un factor clave en el funcionamiento metabólico. Cuando el cuerpo comienza a sudar, enciende el sistema endocrino (glandular). Este sistema ayuda a regular muchas funciones de los órganos del cuerpo, incluidos el metabolismo y la digestión. Un metabolismo acelerado significa que el cuerpo quemará energía (o calorías) más rápido, lo que facilitará la pérdida de peso.

La influencia del yoga en el metabolismo

A pesar de los conceptos erróneos comunes, el yoga puede ser una excelente manera de aumentar el metabolismo. Independientemente de la actividad, un mayor movimiento puede aumentar la tasa metabólica. Al mejorar la digestión y la circulación, y al crear masa muscular magra, el yoga es una forma integral de ayudar a aumentar su tasa metabólica.

  • Digestión:

    Dado que la mayor parte del tracto digestivo se encuentra en el abdomen, los ejercicios de yoga centrados en el núcleo ayudan a que los órganos funcionen correctamente. Pensamiento tableros, posición del barcoo llevar la rodilla al pecho. Las posturas retorcidas ayudan a torcer el tracto digestivo y desintoxicar los órganos. Probar silla retorcida
    o triángulo girado.

  • Circulación:

    Cuando el cuerpo tiene mala circulación y no recibe sangre limpia a un ritmo saludable, todos los órganos se ven afectados porque no se les proporciona suficiente oxígeno y nutrientes. Cuando el sistema circulatorio no funciona correctamente, el metabolismo se ralentiza. La respiración lenta y profunda durante el yoga puede mejorar la circulación permitiendo que las arterias se abran y liberen presión, aumentando el flujo sanguíneo y ayudando a que los glóbulos blancos fluyan hacia los órganos más rápido. Intente inhalar y exhalar una vez por movimiento para aumentar el calor en el cuerpo, luego disminuya la velocidad manteniendo ciertas posiciones durante cinco a diez respiraciones. Al final de su práctica durante la meditación, intente inhalar contando cinco, exhale contando cinco y haga una pausa sin aire en los pulmones contando cinco. Repite cinco veces.

  • Muscular:

    Al practicar yoga, el cuerpo se enfoca automáticamente en grupos de músculos grandes y recluta músculos más pequeños para ayudar a lograr cada posición. El yoga pone a prueba la fuerza, el equilibrio y la flexibilidad, estimulando el cuerpo de múltiples formas para que funcione como una sola unidad. Cuando varios grupos de músculos trabajan en conjunto, el músculo comienza a aumentar de tamaño y densidad. Cuanto más músculo construimos, más calorías quemamos. Cuantas más calorías se queman, más aumenta la tasa metabólica para quemar esas calorías.

Secuencia de yoga para estimular el metabolismo

Cuando practique yoga, trate de no pensar en la imagen de la pose, sino concéntrese en cómo se siente el cuerpo en cada posición. Asegúrese de moverse lentamente y con control. Mantenga los músculos relajados liberando la tensión con cada exhalación. Practique con frecuencia para aumentar el equilibrio, la flexibilidad y la fuerza no solo para su cuerpo, sino también para su mente. Trate de mantener cada pose durante una respiración de movimiento para desafiar su tasa metabólica. Siéntete más fuerte con cada inhalación y sumérgete más profundamente en la posición con cada exhalación. Para explorar. Relajarse. Lanzamiento. Utilice su práctica de yoga como una mediación en movimiento. Piense en ello como el momento para estar en el momento presente y no hacer nada más que sentirse a sí mismo, su cuerpo y su mente.

Un saludo al sol típico es una excelente manera para que el cuerpo se mueva y aumente la sudoración, la respiración y el metabolismo.

Posturas de yoga para el metabolismoPosturas de yoga con pesas

Consejos para mantenerse en la mejor forma de yoga

  • Siempre consulte a un médico antes de comenzar una nueva rutina de ejercicios.
  • Asegúrese de comer algo ligero antes de hacer ejercicio, aproximadamente una o dos horas antes. Reponga el cuerpo con algo saludable después de cada entrenamiento.
  • Manténgase hidratado con alrededor de nueve a 13 tazas de agua durante todo el día.
  • Asegúrese de que todos los ejercicios se realicen lentamente y con movimientos controlados. Evite moverse demasiado rápido o apresurarse durante un entrenamiento. Es fácil pensar que cuanto más rápido vas, más rápido pasa el tiempo. Pero la mayoría de las lesiones ocurren porque nos esforzamos demasiado o demasiado rápido.
  • En cuanto a la forma, asegúrese de apilar las juntas una encima de la otra. Por ejemplo, mantenga las rodillas por encima de los tobillos, los hombros por encima de las caderas en una estocada. Mantenga la columna neutra en todo momento (para la mayoría de las personas esto significa que el coxis está ligeramente bajado, los hombros se deslizan hacia atrás y hacia abajo, y el cuerpo “se eleva” a través de la coronilla, con el núcleo activo y tenso).
  • Recuerde que es importante respirar durante todo el entrenamiento. Evite contener la respiración en todo momento.
  • ¡Intenta desafiarte a ti mismo cada vez que golpees la alfombra!