Es esencial: cuándo y cómo usar los aceites esenciales

Los aceites esenciales se pueden utilizar para curar y apoyar el bienestar físico y emocional de su cuerpo. Pero antes que nada, ¿qué son? Los aceites esenciales son líquidos volátiles destilados de plantas y materiales orgánicos como semillas, flores, frutas, tallos, cortezas, raíces y hojas.

Los aceites esenciales ingresan al cuerpo principalmente de tres maneras. Se pueden aplicar sobre la piel mediante compresa, spray, baño o masaje; se pueden inhalar mediante difusor, evaporación en seco, vapor o spray; y se pueden ingerir por vía oral o en supositorios. Sin embargo, tenga en cuenta que la ingestión de aceites esenciales solo se recomienda bajo la supervisión de un proveedor de atención médica autorizado.

Cada tipo diferente de aceite esencial ofrece sus propios beneficios, y cada uno ayudará a curar las dolencias que afectan a diferentes partes del cuerpo. Por ejemplo, se dice que el ciprés, el romero, la manzanilla, la menta, el enebro y el hinojo son beneficiosos para el hígado, mientras que los aceites de limoncillo, orégano y lavanda son beneficiosos para la salud del cuerpo. garganta. El jazmín reduce la inflamación y los espasmos y alivia la flema y la tos, mientras que la baya de enebro combate las infecciones, trata la artritis, mejora la salud del estómago y promueve la cicatrización de heridas. Lea nuestra guía de aceites esenciales para obtener más información sobre cuál es el adecuado para usted.

Ya sea que se use por vía tópica, inhalado o ingerido, unas gotas de cualquiera de estos excelentes aceites esenciales pueden ayudar a equilibrar su mente, levantar el ánimo, aliviar el dolor y más.